Ventajas de las puertas y ventanas automáticas frente a las tradicionales

Para conocer las principales ventajas de los automatismos en materia de seguridad del hogar hemos conversado con Cerrajeros Valencia 10, un grupo de profesionales de la automatización de puertas y persianas.

No se puede ocultar que la tecnología ha llegado a todos los sectores de la vida urbana, y la seguridad no escapa de tal avance tecnológico. En este aspecto, la seguridad ha desarrollado cada vez sistemas más impenetrables y más confiables de cara al usuario. Los llamados automatismos son sólo algunos de estos sistemas. Y aunque su funcionamiento es sencillo, para la instalación y el mantenimiento se necesita contar con profesionales de la cerrajería con vasta experiencia en el ramo de las puertas y ventanas automáticas, ya que es un campo totalmente nuevo.

Así pues, conozcamos sus principales beneficios.

Seguridad a un nuevo nivel

Las puertas y persianas automáticas, tanto para hogares como para empresas, brindan al usuario un nuevo nivel de seguridad, por varias razones.

En primer lugar, el material del que están fabricados –pese a ser más liviano que el de algunas puertas tradicionales- suele ser mejor desarrollado, lo que les convierte en puertas impenetrables para los malhechores o personas malintencionadas. En segundo lugar, incorporan sistemas complementarios de seguridad, como pueden ser la ausencia de cerraduras para pasar a un nivel remoto de apertura y cierre, y muelles de seguridad internos para dificultar cualquier tipo de fuerza bruta aplicada.

Comodidad

La posibilidad de que las puertas se abran de forma remota ofrece al usuario la sensación absoluta de comodidad.  No necesitará caminar hasta la puerta o la ventana para abrirla o cerrarla, sino que podrá utilizar un mando inalámbrico que en la mayoría de los casos es un control remotos, aunque existen aplicaciones móviles capaces de implementar estos sistemas, por lo que el control siempre estará en sus manos.

Fácil mantenimiento

Finalmente, la razón de peso es que el mantenimiento –y la limpieza- es mucho más sencillo que en cualquier otro tipo de sistema de seguridad para el hogar. No hay cilindros de cerraduras que limpiar o engrasar, y las reparaciones suelen ser mínimas. El material del que están realizadas estas puertas y ventanas facilita mucho las tareas de limpieza.

Los profesionales de la cerrajería consultados afirman que algunos sistemas no necesitan más de una visita por mantenimiento en 12 meses, lo que también supone un ahorro al largo plazo.